Siluetas acuaticas…

 

Luces, sombras, juegos submarinos en los que el cuerpo se hace etéreo, flotante, fluido… sin tiempo ni espacio, simple, sereno…

Reposando como en un líquido abrazo, en el cual las aguas te empujan, te acompañan, te invaden y rodean… suavemente, sutilmente, acompañándote en el viaje entre la luz y la sombra…

Y tu reposas, serena, flotando en la inmensidad de la líquida esencia, sintiéndose acompañada, arropada, mecida por las ondas, que hoy resultaron ser suaves compañeras…

Y al mirar tu flotante silueta, te siento volar, como si del agua al aire hubiera tan solo un instante, como si esta, tu silueta errante, estuviera navegando, serena, en las alas del viento, en lugar de los líquidos brazos de la mar.

Gracias a ti, sirena marina, por acompañarme en este juego, por ser mi musa y mi modelo entre los brazos de la mar.
Anuncios